Franklin, el agradecido perro que sonrió por horas cuando mamá le obsequió un asiento junto a ella