Fue a desalojar a uno de sus inquilinos y se encontró con un caimán de más de 2 metros en la bañera