Fue atropellada y disparada 70 veces pero sacó fuerza para seguir viviendo. Un nuevo hogar la espera