Fundió su Lamborghini intentando asar una brocheta con el tubo de escape. Terminó sin auto ni comida