Fungie, el delfín, ya siente la soledad por la pandemia. Por eso, un amable pescador lo acompaña