Galletas digestivas se inventaron para frenar flatulencias. Después descubrieron otros beneficios