Gata rusa adoptó a cuatro ardillas bebé huérfanas. Las cuida como si fueran sus propios cachorros