Gatitos que fueron abandonados por su madre se vuelven inseparables. Una vida felina de a dos