Gato abandonado en un basurero se convierte en el viceministro de Rusia. Deben cuidarlo por decreto