Gato desapareció en Washington y viajó 6.800 kilómetros hasta Alaska. Volvió sano y salvo a su hogar