Gemelas que nacieron con sus cabezas unidas pasaron por una cirugía de 24 horas. Resultó un éxito