Golpea repetidamente a su perro por creer que éste «se burla» de su cojera. El colmo de lo absurdo