Gorilas lloran a sus muertos igual que el ser humano. Los observan y esperan su regreso durante días