Guardias alimentan y cuidan a los perritos “postapocalípticos” de Chérnobil. Son amigos radioactivos