Gwyneth Paltrow dejó atrás el maquillaje para visitar al dermatólogo. A sus 48 años, luce genial