Habitantes de pueblo australiano están aterrorizados por una “muñeca demoniaca” y con “vida propia”