Hallan un dedo de 88 mil años en el desierto de Arabia Saudita. Y puede cambiar la historia humana