Halló un viejo “Crescencio” noventero. Después de 23 horas lo que nació del huevo lo dejó asqueado