Hay una escena en It Parte 2 en la que se usó más sangre que en cualquier otra película de terror