Helen Mirren lució un elegante vestido con oro al llegar al desfile de Dolce&Gabbana. Era una diosa