Hijo de granjero filipino soñaba con salir de la pobreza. Su gran esfuerzo hizo que Harvard lo becara