Hombre de 94 años superó la soledad abriendo una piscina para los niños de su barrio. Son su compañía