Humilló a una niña de «bajos recursos» y como castigo lo pusieron a vender chicles. Quieren educarlo