Iba a lanzar las cenizas de su madre al mar pero se las terminó comiendo y esparciendo por su rostro