Iban a sacrificarlo porque sufría con su boca torcida. Veterinaria lo adopta y arregla su problema