IKEA recrea con sus productos las famosas salas de estar de Los Simpsons, Friends y Stranger Things