Ilustradora refleja todo lo que sentimos cuando queremos comprar ropa de moda que no nos queda bien