Indonesia promulga ley que aprueba castración química a violadores de niños. Los médicos difieren