Influencers mayores de 60 desafían los estereotipos. Demuestran que no hay límite para ser estupenda