Instaló un bebedero en la cama de su hijo que no deja de jugar videojuegos. Impide que se deshidrate