Internet transforma una historia sobre una borracha que le robó 2000$ a un tipo en un bar en la lección perfecta sobre la cultura de la violación