Introdujo 74 hot dogs en su boca. Su hazaña lo convierte en el número 1 en peculiar deporte