Inventan un aparato que recrea multitud de sabores al entrar en contacto con la lengua