Investigación determina que la contaminación del aire alcanzaría el cerebro y podría dañarlo