Investigador que estaba «a punto de hacer hallazgos» sobre el COVID-19 fue misteriosamente asesinado