Jason Momoa tuvo que ducharse al aire libre tras un sucio paseo. Cualquiera con gusto lo ayudaba