Johnny Depp trató de sacar a Amber Heard de “Aquaman” por su propia cuenta. Tenía sed de venganza