José Gregorio Hernández, el médico venezolano beatificado por salvar milagrosamente a una niña