Joven italiano con progeria se convierte en biólogo molecular. Busca frenar su propia enfermedad