Jóvenes crean pajillas biodegradables hechas de arroz. Cuando termines tu bebida, te la puedes comer