Katy Perry estuvo cerca de atentar contra su vida cuando se separó de Orlando Bloom. Es su gran amor