Katy Perry pagó 50 mil dólares para evitar que una fanática tuviera una cita con Orlando Bloom