Keanu Reeves le pidió un aventón a su novia para ir al trabajo. Le pagó con un beso de despedida