Keanu Reeves se abrigó bien para llegar al set de John Wick 4. Su buena salud va antes que la moda