Kim Kardashian convirtió a su reptil en un ícono de la moda. Lo viste igual que a su hija North