Kim Kardashian se ofreció a ser la abogada de Britney Spears para que recupere su libertad