Kylie usó un vestido tan ajustado para los Oscar, que ni siquiera podía sentarse. Muy incómodo