La abandonaron y “dejaron morir”, pero consiguió familia. Juega hasta el cansancio con su padre