La amarraron a un auto, partieron su cráneo y luego la abandonaron. La salvaron cuando agonizaba