La artista japonesa Tomoko Sato convierte la fruta en motivos preciosos